Lo que para algunxs se resolvería en simples pasos, para esta pareja se convirtió en una atípica historia con final feliz. Ramsces y Dunia son dos personas transgénero que decidieron, aprovechando que sus géneros registrados legalmente son femenino y masculino, formalizar su relación en el Palacio de los Matrimonios ubicado en San Fracisco de Paula, La Habana.

Nunca pasó por sus mentes encontrar negativas asociadas a su identidad de género y mucho menos, llegar al punto de recibir sugerencias de ir vestidxs conforme al género registrado en su documento de identidad.

Convencidxs del paso que querían dar como pareja se dirigieron al CENESEX para plantear su problemática y beneficiarse del servicio de asesoría jurídica brindado por dicha institución del Ministerio de Salud Pública.

Según plantea Manuel Vázquez Seijido, subdirector del Centro Nacional de Educación Sexual, no era un tema complicado porque no se salía de lo legislado en el código de familia vigente en referencia al matrimonio; lamentablemente toda la «limitante» estaba originada por cuestiones subjetivas del personal que planteó la negativa. Así lo constató el Ministerio de Justicia en el contacto que sostuvo con el CENESEX y este 16 de julio se formalizó el matrimonio.

Vázquez Seijido destaca que no hay norma jurídica que obligue a los contrayentes del matrimonio a ir vestidos de una manera en particular; mucho menos una alusión a las ropas o atributos en relación al género de la persona.

destaca que no hay norma jurídica que obligue a los contrayentes del matrimonio a ir vestidos de una manera en particular; mucho menos una alusión a las ropas o atributos en relación al género de la persona.

A través de su perfil institucional, el CENESEX informó que los recién casados reciben atención por la Comisión Nacional de Atención Integral a Personas Transexuales y se encuentran a la espera, por decisión propia, de las intervenciones quirúrgicas.

Además son miembros de Alma Azul, primera red de personas transgéneros masculinos asociada al CENESEX, creada y coordinada por Liam Durán que dedica su trabajo a unir y visibilizar a las personas trans masculinas.

La realización exitosa de este matrimonio responde indudablemente al principio de igualdad y no discriminación que fue aprobado por nuestro pueblo en el artículo 42 de la nueva constitución; sin embargo, la forma en que se desarrolló demuestra la necesidad de seguir sensibilizando a nuestro pueblo para que sean respetados los derechos de todas las personas.

- Publicidad -

7 Comentarios

  1. En Cuba casi todo se ha convertido en «subjetividades» si de trámites se trata do de cada directivo manipula la ley a su antojo y como las personas se quedan calladas no evolucionamos a mejores. Felicidades a esta pareja y que sean felices. Al menos ellos lograron lo que desean. Muchos gays siguen esperando un milagro para poder casarse.

  2. Tan avanzados que estamos en tantas cosas y el machismo es muy afianzado en las altas esferas de la sociedad cubana.

  3. Muy buena crónica Artur…realmente no existe limitantes para formalizar una relación donde los conyugues responden al principio constitucional vignte…Solo que aún necesitamos más visibilidad y criterio.Saludos!! Excelente Artículo!

  4. que bien que triunfó el amor por encima de todo y que sigan habiendo historias como estas con un final feliz!!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here