Otra polémica invade las redes sociales en Cuba. Bastaron minutos para que el artista de la plástica Michael Mirabal despierte la cultura patriarcal y sexista que conduce a la subordinación de la mujer. Publicada desde su cuenta personal de Instagram y Facebook se exhibía un proyecto de video de arte donde usaba las nalgas de mujeres como instrumento de percusión.

Michel Mirabal (Habana 1974) es un artista talentoso y mediático del arte contemporáneo en Cuba conocido esencialmente por sus temáticas de banderas cubanas. Según el sitio Cubadebate sus obras se encuentran en colecciones privadas de personalidades como GabrielGarcía  Márquez, Mohamed Alí, Carlos Santana, Danny Glover, Barack Obama y hasta el mismísimo Donal Trump. Sin embargo su nuevo proyecto delata implícitamente la complicidad comercial de explotar la figura femenina.

El cuerpo humano siempre ha sido un núcleo del arte. El redescubrimiento, provocación y exploración de la sexualidad es un tema habitual del arte contemporáneo. Sin embargo el avance de ver a cuatro mujeres esbeltas convertidas en apacible y tropicales tumbadoras debe preocuparnos. Primeramente el video arte aunque era promocional está más cerca de los códigos de la publicidad  y era más primo hermano del turismo sexual que del arte. Segundo anunciaba un gran “concierto” en vivo con figuras de la música cubana como José Luis Corte El Tosco y con el  productor Maikel Barzaga merecedor de un  Grammy. Lamentablemente una parte de la música bailable latina ha sido en las últimas décadas una vitrina expositiva para sexualizar burdamente las mujeres. El mercado audiovisual conoce detalladamente cómo funcionan los códigos del éxito comercial al vender la imagen de la mujer.  Y las mujeres y hombres han sido rehén del mercado, el éxito y machismo a potenciar esta postura.  Aunque sea el reggaetón el último botón de muestra y el más galopante no es el único que trafica y denigra muchas veces la figura de la mujer.

La comercialización de la figura sexual de la mujer siempre es un fácil negocio lucrativo y así lo demuestran los audiovisuales donde muestran muchas alegrías y poca tela. Y lamentablemente es un patrimonio cultural y ancestral del machismo. Aunque las exploraciones en el arte son válidas.  Rosabal parece en ese video más un rumbero de Tropicana (la meca de la lujuria musical en Cuba) que un consagrado artista. Aunque desde su cuenta en la red social Facebook pidió: “para todos los amigos que se sienten aludidos con mi video arte, le pido un voto de confianza, no los voy a decepcionar”.  También compartió el video de la Dra. en Historia del Arte y profesora de la Universidad de la Habana Lázara Menéndez la cual alegaba que “el artista se vale de eso medios no para glorificar ni para legitimar sino para hacer pensar y tomar partido más claramente.”  Aunque el proyecto está en construcción no es precisamente lo que defiende la Doctora Menéndez lo que podemos apreciar estéticamente. El goce, lo lúdico y lo rítmico en su expresión más alucinantes gira en torno del hombre. No hay dialogo visual de las mujeres las cuales solos muestran su cuerpos mientras reciben un espectáculo percusionista. Otro detalle, se funde el patriarcado con el racismo, casualmente es una muchacha negra vestida de amarillo similar a una deidad afrocubana quien es el epicentro del festín patriarcal cual ofrenda a un banquete.

Al otro extremo pienso en las modelos. Seguramente hubo un casting previo y una reacción de júbilo luego, al ser seleccionadas para un video arte de un artista  prestigioso apoyado por importantes patrocinadores. Este tipo de trabajo es bien remunerado y trae consigo el dulce anzuelo de la fama y la publicidad. Le enseñe el video a tres muchachas de 20 a 25 años sin explicar contextualmente y a dos “le pareció genial” solo una reaccionó ofendida. 

¿El machismo está solo en quién lo ejerce? Un cuestionamiento que no caduca. Aunque el feminismo, el activismo y la educación intenta violar la tiranía de la cotidianidad, burlar la anestesia social y los esquemas de que entendemos por machismo, es evidente sin embargo que la realidad lo supera. Me incluyo a las personas que nos cuestionamos qué tan insensibles somos ante este “video arte”, qué tanta inocencia hemos perdido y qué ingenuidad habita en nosotros, por más que apelamos a la imaginación fracasamos en el intento de conectar con algunas de estas propuestas contemporáneas que no sea asimétrica moralmente con el bien público que la sociedad demanda y necesita.

Desde su página en Facebook Evoluciona. Campaña Cubana por la NO Violencia hacia las Mujeres celebraba la retirada del video: “Porque #Juntxspodemos acaba de ser retirado de Facebook la promoción del machista denigrante y violento video arte de @MichelMirabal donde empleaba mujeres como tumbadoras. Gracias a las denuncias hechas por todxs.”  Un aspecto interesante de esta polémica ha sido el papel decisivo de las redes sociales en la sociedad civil para defender los derechos vulnerables y evitar el triunfo de la injusticia. El aluvión de críticas y denuncias surgidas en redes sociales provocó que fuera retirado el video, igualmente sucedió en febrero en el marco de la Feria internacional del Libro cuando se logró desde la redes sociales el retiro de la venta de un libro altamente misógino y machista. Pero el Machismo sigue gozando de buena de salud. Más allá de la censura del video o de una confrontación directa con el artista se necesita en nuestro país un dialogo educativo por la equidad y una justa cultura antipatriarcal.

En Cuba reza un viejo refrán que “cada cual hace con sus posaderas un tambor y se la da a tocar a quien quiera”, en franca defensa de la libertad a la elección personal. Sin embargo uno se pude cuestionar a quién le han tocado esta vez las nalgas y si ha sido el machismo el mejor timbalero.

4 Comentarios

  1. Hola.
    Soy de la opinión de que en el fondo de su alma como hombre y como artista Michel Mirabal nunca cometería el craso error de hacer un vídeo así solo para buscar publicidad, porque siéndoles sinceros y mirando su historial, no lo necesita. Si yo hubiese sido el no habría quitado el vídeo, más bien compartiría la intención detrás de la idea del vídeo arte y con ello no le vendrían encima Galvez el aluvión de críticas que pudo haberle caído encima.
    Como bien anunciaron en el reportaje , Michel pidió un voto de confianza y fui de los que se lo dio porque se de valores que solo un buen padre, un buen hijo, un buen compañero y un buen amigo puede tener en términos de respeto a la mujer.
    Creo que el tomo el riesgo de exponer su trabajo o su idea consiente de lo que iba a provocar, pero deseo de corazón que más allá del efecto visual del vídeo, su mensaje le llegue a hombres de todas las latitudes que hagan respetar el importantísimo papel de la mujer en la sociedad y la obligación de que los seres humanos sean tratados por igual independientemente de su sexo.
    Gracias

    • Moisés comparto en parte lo q dice Y no es excluyente con lo q escribí. Valoró el arte de Michael Mirabal con gran vocación social. Y en cuanto al vídeo está filmado con estilo publicitario no artístico. O sea plano único e inmóvil. De echó era un spoiler. De toda forma el propio Mirabal compartió este artículo y dijo estar de acuerdo con un 99%
      Un saludo

  2. Deberían hacer hacer un video clip musical donde se muestre a una mujer azotanto las nalgas de Michel Mirabal con un cinto de cuero con púas. Así le darían a él de su propia medicina.

  3. Fue bueno que quitaron el video, lo vi y es algo denigrante hacia la mujer. Y lo peor que una figura de la Cultura Cubana haya comentado que es algo ESTELAR, sin palabras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here